El dinero es un tema recurrente y constante en la vida de la mayoría de la población, es como medimos nuestro éxito profesional o el de los demás, nuestra libertad, progreso, condiciona que comemos, donde vivimos, como nos vestimos y al final, que hacemos. En algunos casos es incluso peor y puede restringir el acceso que tenemos a derechos humanos básicos como sanidad y educación.

Además existen muchos mitos y paradojas entorno a este, que cuanto más tienes más quieres, que no trae la felicidad, que es un error, etc… Sea como sea no he visto a nadie que se disguste de un aumento y es imposible negar que por pasiva o activa representa uno de los mayores aspectos de nuestra vida.

¿Por Qué Queremos Dinero?

Algunos motivos de los más comunes son:

  • Libertad.
  • Seguridad.
  • Ayudar a tu familia.
  • Tener elección.
  • Sentir empoderamiento.

Si es tan importante ¿qué nos impide ganar más dinero?

No Hablar de Dinero es el Principal Error

Hemos llegado a un punto en que el dinero en algunos entornos es un tema tabú, algunos lo perciben o tratan como algo tan privado como las creencias religiosas o el sexo y se evita en el entorno laboral, un lugar en donde hay que hablar de el, incluso tengo amigos que no comparten su sueldo con los demás.

Hablar de dinero es el primer paso para hacer las preguntas que nos permitirán ganar más, como por ejemplo:

  • ¿Es rentable?
  • ¿Que debo hacer para ganar más dinero?
  • ¿Cuanto dinero necesito?

Recuerdo el primer presupuesto que hice, ante la pregunta no esperada de ¿cuanto me cobras por esto? me asuste, aun así lo recuerdo con orgullo, me quede en blanco unos segundos y mi reacción inmediata fue dar una cifra aproximada de lo que consideraba acorde. Pero ¿por qué esa reacción? Es obvio, en mi casa no se hablaba de dinero, no tenia experiencia presupuestando, en mis estudios había estudiado economía pero no había invertido ni conocía su valor real.

Conforme pasan los años he adquirido conocimientos que me permiten no solo valorar el dinero, también si la inversión se traducirá en dinero en un futuro o si un proyecto a pesar de ser económicamente interesante tiene proyección. Es algo que de manera “amateur” perfeccionamos al ponerlo sobre una tabla de excel y comparando con alternativas.

Ahora bien, acomodarse y detenerse es un error. Toda habilidad se basa en la repetición, en tener un buen guía y en practicar. Tenemos que incentivar nuestra curiosidad, en mi caso he comenzado a leer sobre el termino inversión, que es, que engloba, que tipos hay, y sobre el estado del arte de mi sector. Comparto abiertamente mi sueldo o los presupuestos que hago para obtener consejo e información de personas del sector que considero que me pueden ayudar. Pruebo y experimento maneras de poner el precio, de presentar presupuestos, de como cobrar más por servicios que ofrezco.

No me he hecho rico hablando de dinero, pero si me siento más cómodo con lo que cobro, presupuesto mejor y gano más por el tiempo que invierto y valor que aporto. Al final la formula de hacer mucho dinero es el valor que aportas por el número de personas que alcanzas.

Es un aspecto tan crucial que no podemos abandonar, especialmente en el mundo de los autónomos y la PYME.

Publicado por Kevin Mamaqi

Industrial Design Engineer. Lead developer at KM devs

Deja un comentario

No te olvides dejar un comentario