Cómo Desarrollar el Pensamiento Estratégico

Desde los 8 hasta los 14 años jugué a baloncesto, un deporte de equipo en el que jugábamos a los que no nos gustaba el fútbol, y al cual nuestros padres nos enviaban para que hiciésemos un poco de deporte (el pensamiento estratégico no era el objetivo).

Pero la realidad es que el deporte de equipo (casi cualquiera) fomenta los pilares que permiten hacernos desarrollar un pensamiento estratégico, que es:

Aquel que se plantea un fin, analiza los medios con los que cuenta para llegar a él, y luego los dispone de tal modo que faciliten su alcance, de la mejor manera posible, con el menor costo temporal, personal y material, y el máximo beneficio.

Y sin más dilación vamos con la lista:

1º Observar y Ejecutar

Aprender a observar y extraer información relevante es el primer paso para emprender acciones que conduzcan a un objetivo. En los deportes la observación es esencial, desde una muy básica como cuidado con este jugador que tiene muy buen tiro, ayuda a adaptarse a la situación y afrontarla mejor.

2º  Trabajar en Equipo

En baloncesto cada jugador asume un rol en función de sus capacidades (siendo la altura la que más discrimina) y el equipo se organiza para sacar el máximo provecho en cada partido, y cada situación. Se elaboran estrategias de defensa y ataque según los miembros y el equipo contrario.

3º Cultivar la Curiosidad

De niño te aburres rápido, por lo tanto todos los juegos y trucos nuevos que aprendes son bien recibidos. Detrás de estas ganas de aprender subyace la curiosidad, que hace que quieras probar cosas nuevas continuamente, aunque te equivoques.

4º Disciplina

No aprendí a valorar la disciplina de pequeño (o no lo recuerdo), pero durante los últimos años he estado entrenando Muay thai (boxeo tailandés). Al comenzar era muy torpe y los movimientos de este deporte eran totalmente ajenos a mi. El entrenador se dio cuenta y muchos días el entrenamiento consistía en repetir movimientos básicos una y otra vez hasta que, después de meses, salían de manera natural. Después de un tiempo el progreso es asombroso y se retiene, aunque el método no es agradable.

5º Prototipar

Al entrenar de pequeño, cada año había más estrategias y la complejidad del deporte aumentaba junto a las posibilidades. Claramente esta ya era una fase “avanzada”, los roles de cada miembro estaban definidos y conocíamos las capacidades de cada uno.

Probar cada vez más estrategias aumentaba la complicidad y actuar de manera más rápida ante distintas situaciones.

6º Pensar en Sistemas

En mi corta “andada” en el baloncesto he de reconocer que no llegaba a pensar en sistemas como tales (ver imagen para entender mejor), pero si los entendía y el entrenador era capaz de transmitir a todos los miembros a la vez del equipo mucha información, rápida e inequívocamente.

Sistemas en Baloncesto
Sistemas en Baloncesto

En definitiva, para fomentar el pensamiento estratégico se pueden seguir muchos métodos entre los cuales se encuentran los anteriores. Lo interesante es que estos surgen de realizar analogías de actividades comunes a las que todos tenemos acceso.

¿Te ha gustado este artículo? No te olvides de comentar y compartir.

 

No te olvides dejar un comentario